Ahora somos las “Queenagers”

Actualizado: 3 nov

Eleanor Mills, ex Directora Editorial de The Sunday Times y fundadora de NOON, (noon.org.uk) una Plataforma dedicada a empoderar a mujeres que están enfrentando los cambios de la mitad de la vida, presenta los datos sobre la investigación más grande que se ha realizado, sobre mujeres de esta etapa (de 45 a 60 años). La investigación se llama “Conoce a las “Queenagers”.


Noon fue creada para cambiar la narrativa en torno a esta etapa de la vida de las mujeres y para resaltar ante el mundo todas las cosas maravillosas que estamos haciendo a partir de los 50, y de esta manera disminuir el edadismo de género (donde el sexismo se encuentra con el edadismo).


Para ilustrar que es el edadismo de género, Eleanor nos relata, justamente, cómo en una reunión, dos hombres más jóvenes se admiraron de que ella acabara de fundar su propia empresa ("Una mujer de tu edad creando tu propia empresa, es increíble"). ¿Por qué es algo fuera de lo común que una mujer madura sea empresaria? cuando en la realidad las mujeres de cincuenta años son el grupo demográfico, de más rápido crecimiento, abriendo negocios propios, tal y como la investigación que acaban de terminar demuestra. Aquí el enlace a sus artículos, en inglés (The Daily Telegraph, y en el Financial Times).


Aprovecho para comentar que significan todos los nuevos términos que están surgiendo para definir esta etapa: la palabra “Queenagers”, que se está adoptando en inglés: mujeres en la segunda etapa de su vida que mantienen su vida ocupada, se visten bien y saben como divertirse. Hay otros términos como “Silverfluencer” que son las personas de la mediana edad que impulsan, a través de los medios sociales, vivir una vida refinada y glamorosa, a partir de los 50. O la “Generación Elástica” que define al grupo de mujeres entre 50 y 70 que tienen recursos financieros y un abanico de intereses y propósitos, justamente en esta nueva etapa de vida (en la industria de los medios y del bienestar, somos el grupo que más invierte recursos). Ejemplos de mujeres representativas de esta edad, son Jane Fonda y Lily Tomlin con su serie de Netflix “Grace and Franky”, Naomi Campbell quién cerró el ultimo desfile, en la semana de la moda de Paris y otros que he mencionado en artículos previos.


Otros resultados destacados de esta investigación son:

  • Las “Queenagers” hacen el 95% de las compras de los productos domésticos y gastan 250% más que las mujeres más jóvenes.

  • La mitad de la población estudiada, ha forjado su actual personalidad tras haber pasado por más de 5 de las transiciones de vida más difíciles: enfermedad grave, duelos, divorcio, redundancia en tu trabajo, retiro, enfermedades mentales, abuso doméstico, adolescentes con problemas, padres ancianos que necesitan ayuda, etc. Además, reportan que las que ya han pasado por estas experiencias y salen adelante son ahora las más felices.

  • El 81% considera que controlar el equilibrio entre vida personal-trabajo es el aspecto más importante de su vida laboral.

  • Solo el 5% comenta que el reconocimiento o el estatus son lo que las impulsa en este momento de su carrera.

  • Casi dos tercios quieren productos adaptados a sus necesidades actuales y reconocen que casi ninguna empresa los hace (excepto por los que venden pañales para la incontinencia y cremas antiarrugas).

  • Casi un tercio de las mujeres profesionales de 45 a 60 años no tienen hijos y el 40% de ellas no tienen hijos por elección (estas son las mujeres que se sienten menos representadas en el mundo).

Cuando se publicó el resultado de esta investigación, los comentarios de las mujeres coinciden en que es una etapa de oportunidades. Y, lo que más resonó, es la necesidad de que las mujeres jóvenes planifiquen e imaginen sus años de esta tercera etapa de vida, como una era donde podrán cumplir sus sueños y alcanzar muchos objetivos.


La última frase del artículo, quiero reproducirla literalmente:

“¿Por qué las mujeres deben ser vistas como melocotones, una arruga y estás fuera – mientras que los hombres son vistos como un buen vino, mejorando con la edad? Quiero que mis hijas esperen tener cincuenta años como si estuvieran en su mejor momento y que la sociedad refuerce ese mensaje. Necesitamos abolir el edadismo de género para siempre”.


Yo también quiero que mis hijas y la sociedad vean lo positivo de esta tercera etapa de vida que hemos ganado, que nos beneficia, especialmente, a las mujeres, porque todo lo que sabemos, proviene de todo lo que hemos pasado y hemos pasado por mucho!

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo